Maestra y psicopedagoga se ofrece para limpieza por horas

Chicatodotereno.jpgNo sabemos su nombre, pero sí que es maestra y psicopedagoga. Se anuncia como chica todoterreno, y  pesar de sus nueve años de experiencia se ofrece por el módico precio de 9 €/hora (negociables) para trabajos tan dispares como limpieza del hogar o técnicas de estudio para E.S.O.

Admito que el alma se me cayó un poco a los pies al ver este pequeño anuncio tirado sobre los periódicos de la entrada de la facultad. Y me pregunté qué demonios estamos haciendo mal.

No me malinterpretéis. Aplaudo su iniciativa, valentía y disposición a trabajar en lo que sea. Pero algo debemos estar haciendo mal, muy mal para que chica todoterreno, que ha invertido gran cantidad de su tiempo e imagino que de dinero suyo o de sus padres, que además podría haber estado becada, con lo cual todos hemos invertido en su futuro, que debería ser el formar a las nuevas generaciones, se lance a la calle a buscar trabajo desesperadamente.

El otro día unos directivos de una cadena de televisión autonómica me comentaban que lo jóvenes de hoy no es que estén bien formados, sino formadísimos, y en su tono había casi como un lamento de ¿qué vamos a hacer con ellos? Su frase, y sobre todo cómo la dijeron me dejó pensando toda la tarde en toda una generación de gente bien preparada para quién no tenemos un futuro profesional.

¿De verdad este país ha invertido tantos recursos para nada? ¿De verdad nuestros gobernantes no son capaces de solucionar esto? Esta generación se merece un futuro, y se merece buenos gobernantes que luchen por ellos, que son nuestro futuro.

Les deseo mucha suerte a todos los chicos y chicas todoterreno que pueblan este país y ojalá que pronto encuentren un trabajo, no ya bien remunerado, sino al menos acorde a su formación.

Subscribe:     Blog   Podcast   iTunes


5 comentarios

  1. anonimo dice:

    parece mentira ke no nos demos cuenta de la realidad, llevamos 35 años de un regimen rojo yeye hipi, en el poder, desde su llegada no han hecho mas ke matar, mentir y pillar en su buena vida, se paso de 100000 universitarios a millones, sabian ke no tendrian trabajo, pero asi les robaban tener casa hijos trabajo, o bien estos ultimos 5 años 500000 jovenes se fueron de este pais, a saber cuantos millones personas de españa desde ke llegaron los rojos. Inundaron tb de droga a los jovenes, aparte de conseguir miles de abortos, y por si fuera poco consiguieron ke este pais fuera de los de mas baja natalidad del mundo, pero no solo eso sino ke metieron 6 mill extranjeros, y aun por encima segun la OMS en este pais son 40000 muertes año por negligencias medicas, Esta muy claro lo que pasa y paso, pero no kieren ke se vea, pues un pueblo normal odiaria a los rojos y este su regimen y sistema, construido por el burgues en la sombra mientras se cebaba en un gran festin, lleno de cadaveres y charlatanes bien pagados o ignorantes de frases y pensamientos hechos.

  2. Javier dice:

    Increíble articulo Sonia, personas super preparadas que han invertido un tiempo, un esfuerzo y sobre todo un dinero en sus estudios y que por la necesidad de trabajar les da igual ofrecerse igual para dar clases como para limpiar.
    Quien es el responsable de esta situación, hacia donde nos dirigimos, que van a pensar nuestros universitarios cuando vean estos carteles de demanda de empleo.
    Esperemos que todo cambie algún día y todo sea mas lógico.
    Gracias Sonia, te seguimos.

    • alexcandas dice:

      Es tan triste ver lo que hemos heredado una generacion que rondando la treintena podemos acceder a mas bien poco y vemos como nuestros amigos sin carreras tienen un futuro mas brillante que nosotros. Menos mal que el tiempo acaba poniendo las cosas en su sitio pero no es nada bueno el panorama que se nos pinta por suerte la lucha y el sacrificio suele tarde o temprano siendo recompensado

  3. Creo que la culpa no está en los rojos o los azules. La culpa la tienen aquellos que entran a las administraciones públicas con el ánimo de lucrarse, tanto ellos como sus amigos, a costa del trabajo de los ciudadanos. Ignorando que a los cargos públicos puede acceder todos los ciudadanos del país, con una preparación acorde al puesto que se opte.
    Roban los impuestos de los ciudadanos para abastecer sus intereses privados y organizaciones/entidades privadas a las que luego acceden tras salir de la política. Se cargan colegios públicos, mientras dan dinero a colegios privados.
    Se cargan la sanidad pública y obligan a pensionistas a elegir si con una pensión de 500 euros les da para comer o pagarse el transporte para darse la radio/quimioterapia. Mientras deben mantener a sus hijos, que quedaron en el paro, sin ingresos, porque las empresas no les pagaban y se quedaron sin recursos para mantenerse y llevarla a los juzgados, porque dichas empresas desaparecieron con su dinero, ¿eso no se considera asesinato pasivo? Queda muy bonito decir no al aborto, pero ¿quién ayuda a una familia sin recursos a mantener a un niño con problemas cerebrales, si los padres no pueden trabajar, porque deben estar las 24 horas al lado de su hijo? No es filosofía nazi y pensar que consiste en un asesinato, sino en evitar un sufrimiento innecesario. ¿Acaso el gobierno va a dar trabajo a personas con problemas cerebrales? No les convendría porque no se consideran “productivos” para muchas empresas. Gusta opinar, pero no dar soluciones a largo plazo.
    Políticos, abogados, algunos componentes de la casa real, riéndose de una justicia española, que piensa que no debe morder la mano que le da de comer, y en pocos casos les dan la razón a la gente de pocos recursos.
    Con todo esto, españoles con niños enfermos, que son desahuciados de sus casas, se ven en la necesidad de mendigar y vivir bajo puentes o chabolas. Gente que para colmo de su desgracia, son amenazados con multas y sanciones disparatadas si son vistos durmiendo en cajeros o buscando comida de los contenedores. Mientras, políticos declarando que los jueces no deben oír a la gente de la calle. Gente de la calle, que les ha dado los votos de confianza para salir y están destruyendo sus vidas. Tanto en dignidad como en libertades.
    Queda muy patriótico gritar viva España y viva el Rey, e insultar a los inmigrantes para que se vayan de nuestro país, pero luego queda muy bonito ir a Turquía, Marruecos, a dar la mano a sus presidentes para estrechar relaciones. Eso solo tiene un nombre: hipocresía.
    Los pocos afortunados que hemos sido becados, porque nuestros padres pensionistas viven por debajo de lo que se considera una pensión digna en Europa y se nos ha concedido una beca, hemos podido estudiar una carrera, un máster, sacrificándonos en casa sin salir para ahorrar y embarcarnos en una tesis doctoral, tras la cual nos veremos obligados a salir de un país, donde no se valora el esfuerzo de los estudiantes, ni los investigadores. O bien, ofrecernos a limpiar o dar clases particulares a 9 euros la hora, y sobrevivir frustrados por no dejarnos ejercer nuestra vocación. Mientras otros, diputados y demás, se llevan miles de euros a sus casas, aparte de alojamiento y dietas, teniendo viviendas en Madrid, viajan en preferente o en coches oficiales, y pasan de ir a trabajar porque no se les obliga a firmar.
    España no ha salido de la crisis, que se lo pregunten a madres solteras que no tienen ingresos para comprar una bombona y que su hija con cáncer pueda ducharse con agua caliente, y otros casos que da hasta vergüenza ver en la tele pidiendo ayuda para comer. Utilizan a esta gente para sumar audiencia, pero al menos un par de familias terminan ese día con algo que darle a sus hijos para comer.
    Esa es la realidad española. Si al menos los políticos o banqueros que se han apropiado indebidamente de dinero de los españoles, dimitiese, se empezaría a notar un poco la dignidad en este país.

Trackbacks

  1. Bitacoras.com
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando es porque acepta de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies