Trece semanas, trece muertes

La triscadecaifobia es la fobia al número 13. Y en esta semana número 13 del año, ha muerto la vícitima número 13 por la mal llamada violencia de género, así que tal vez los triscadecaifóbicos no anden tan descaminados.
Encarnación Rubio fue atropellada ayer hasta cuatro veces por su ex-marido que, aún teniendo una orden de alejamiento que le impedía acercase a su ex-mujer, decidió que que si no era para él no era para nadie.
Algunos de estos maltratadores llaman a esto “amor”. Pero lo único que esconden estos hechos es, cobardía, inseguridad, nula autoestima y en muchos casos impotencia.
Estos hombres son unos cobardes que, conscientes de que no valen nada, necesitan someter a la mujer y convencerlas de que son ellas las que no valen nada, para que así no se den cuenta de que viven con un ser miserable que no las merece. Así no se plantearán que pueden tener algo mejor y los abandonarán.
Lo increíble del caso es que muchos de ellos consideran que tienen derecho a vejar a sus mujeres/amantes/novias, porque ellos consideran que son pequeños castigos para mantenerlas a raya.
Son muchas las mujeres cuyas mentes quedan anuladas por estos perversos maridos/amantes/novios, y si no reciben ayuda, probablemente les pasará los mismo que a Encarnación y a todas las demás. La familia es fundamental en estos casos, pero las instituciones también deben actuar, castigando con dureza estos delitos.
Por último sólo quiero realizar una petición a esos malditos cobardes que están pensando en suicidarse, no sin antes haber matado a sus parejas: invertid el orden. No sólo lo agradecerán vuestras parejas, sino también gran parte de la sociedad.
Actualización: 02/04/2004 08:40 am
Ya lo comentaba ayer José Luis, en este artículo: ¿hasta qué punto es bueno publicar las noticias de agresiones y malos tratos? ¿No estaremos alentando a otros maltratadores? Por otro lado, ocultar esta información sería en cierto modo ocultar el problema y eso tampoco sería una solución.
Supongo que lo ideal sería informar, sin regodearse, sin hacer programas basura con mujeres maltratadas, cuyo único fin es aumentar la audiencia. Pero sobre todo, una vez más, hay con informar con rigor.
Lamentablemente, hoy ya tenemos una nueva víctima. Sandra A. está muy grave tras cortarle su novio el cuello con un “cutter”, y seccionarle la yugular.

Subscribe:     Blog   Podcast   iTunes


2 comentarios

  1. José Luis dice:

    Un tema estremecedor, interesante y complejo. Existe una norma ‘no escrita’ en Televisión para no hacerse eco de los suicidios, ya que está demostrado que el número de éstos aumenta cuando se les da cierta publicidad… Hace tiempo que me pregunto si también la televisión, de forma totalmente involuntaria (por supuesto), estará jugando su papel en la escalada de ‘violencia de género’ (coincido contigo en que la expresión es muy poco afortunada) de los últimos años.
    Por una parte, es muy necesario dar a conocer estos casos para poder prevenir a las posibles futuras víctimas, pero por otro podríamos también estar alentando a los maltratadores mediante su difusión, al verse las vejaciones como algo cada vez más común y cotidiano. Es complejo sin duda…

  2. Carlos dice:

    Cierto es que parece que esto tiene doble efecto. Por un lado, la “gente normal” se sensibiliza más con el tema. Pero por otro, la “gente maltratadora” parece que tiene un mayor impulso a cometer lo que están pensando, ya que ven que ellos no son los únicos, cosa que les debe dar una cierta tranquilidad de conciencia (aunque después se arrepientan y tal, lo típico). ¿Qué hacer?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando es porque acepta de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies