Una imagen vale más que 1000 palabras, pero ¿para qué?

Una turba armada con piedras y fusiles rodean a una mujer vestida con un burka azul y semienterrada en un agujero. La muchedumbre grita mientras se va aproximando hacia ella de forma desordenada. Lanzan piedras de gran tamaño que alcanzan de lleno a la mujer. Se detienen, hablan entre sí y continúan apedreándola hasta que, tras varios intentos infructuosos de levantarse, la mujer acaba despareciendo en lo que será su tumba.

Noticia completa: Funcionarios afganos difunden un vídeo que muestra la lapidación pública de una pareja – 20minutos.es – El medio social
lapidacion1.jpgÉsta es la entradilla de un artículo sobre el que estamos discutiendo en Twitter desde ayer. La vieja discusión de si era necesario emitir el vídeo o no, con la diferencia de que en esta ocasión @virginiapalonso preguntó públicamente si debían denunciarlo: “En @20m tenemos un vídeo de una brutal #lapidacion. ¿Debemos publicar algo tan salvaje aunque sea para denunciar semejante barbaridad?”
A nadie le sorprenderá saber que yo defendí que no debía publicarse por los motivos usuales, como que el derecho a la intimidad de la víctima estaba por encima del impacto de la noticia. Incluso propuse alguna alternativa, como publicar sólo las imágenes de los salvajes apedreando, pero ocultar de la pantalla completamente a la víctima (aunque lleve burka), y así se cumple el deber periodístico de denunciar la barbarie, pero protegiendo a la víctima.
Para mi alegría 20minutos.es decidió no publicar el vídeo y hacer la denuncia sólo con texto y una imagen de dicho vídeo, tal y como podéis ver en el enlace.
Sin embargo, mi estimado primo @juanlarzabal esta mañana se ha unido a la discusión (como ya viene siendo un clásico también, y me encanta). Respeto enormemente a Javier Barrera como periodista, y le tengo tanto aprecio personal como para considerarlo “mi primo”. Pero como en todas las familias hay discusiones, y creo que Javier y yo jamás conseguiremos estar de acuerdo en esto.
Sin embargo, quería dejar constancia aquí, en primer lugar porque desde ayer pensé en escribir este artículo, ya que en varias ocasiones le he dado mucha caña a 20minutos.es y es justo reconocerle también los méritos, y en esta ocasión, y en mi modesta opinión, han llevado a cabo un tremendo ejercicio de responsabilidad periodística, que les honra al no publicar ese vídeo.
Por otro lado, me ha encantado el hecho de que abrieran el debate y consultaran en twitter, porque eso demuestra claramente su vocación de medio social, tal y como nos contaban hace pocos meses.
Pero también, porque quiero abrir aquí una pregunta, que siempre planteo en estos casos, pero para la que aún no he recibido respuesta, y así retomo también el título de este artículo: ¿Qué aporta “informativamente” el vídeo para que se haga imprescindible su publicación? O al menos su publicación “íntegra”. La BBC ha publicado lo que creo es una versión muy recortada del vídeo en el mismo sentido en el que yo le proponía a Virgina P. Alonso, es decir, denunciando a los agresores, pero minimizando el morbo, lo que en última instancia también es impactante ya que muchas veces es peor lo que imaginamos que lo que realmente vemos.
Por último quiero señalar que en este tipo de casos yo también tengo mis dudas, y por tanto no penséis que tengo una postura radical al respecto. Porque además creo firmemente en la labor de periodismo para denunciar estas situaciones. Sin embargo sigo sin encontrar argumentos de peso que justifiquen informativamente la publicación de este tipo de imágenes.
Pero por supuesto estoy abierta a todo tipo de opiniones y argumentos, para seguir aprendiendo.

1 comentario en “Una imagen vale más que 1000 palabras, pero ¿para qué?

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando es porque acepta de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies