La (in)eficacia del 112

Según un par de expertos mecánicos el pasado martes volví a nacer. El  9 de febrero, alrededor de las 19.30 y cuando regresaba a casa por la Ronda Oeste de Málaga, más o menos a la altura del km. 241 ví una pieza metálica bastante grande rodando delante de mí y dirigiéndose a la mediana. Levanté el pie del acelerador y pensé que me había librado de una buena. Pero un segundo después un enorme golpe en los bajos me hizo pensar que el coche había reventado. Me quedé con la inercia y como iba cuesta abajo pude seguir unos metros, lo justo para apartarme en el andén. Y aquí empieza lo tremendo:

Lo cierto es que estaba asustada, me temblaban algo las piernas, y sólo acerté a llamar al  112 para advertir del percance y ver a quién debía llamar, sobre todo porque alguien más podía verse afectado por esas piezas metálicas sobre el asfalto, pero en el 112 me dicen que si yo no estoy herida, ni estoy provocando ningún peligro puesto que me ido al arcén, que lo que tengo que hacer es llamar a mi compañía de seguros.

Así lo hago y mientras espero a mi grúa me percato de luces amarillas más o menos en la zona en que yo había tenido el impacto. Pensé que era una ambulancia, pero resultó ser un coche volcado por el mismo motivo. Cuando llega la grúa me cuenta que efectivamente hay varios coches más afectados, aunque aún no se sabe por qué. Yo pensaba que era parte de alguna carga que se había caído de un camión. El gruísta me dice que debo reclamar al Ministerio de Fomento. El gruísta se lleva mi coche, que a la vista no parece demasiado mal, pero que no anda, y tiene todos los chivatos pitando; y a mí me recoge Frank para llevarme a casa, pero antes de ello, pensamos que es buena idea volver al lugar del accidente y hablar con la Guardia Civil de Tráfico para decirles que yo también he sido víctima de lo mismo.

Así es como descubrimos que hay casi media docena de coches afectados, con daños muy visibles, pero que afortunadamente parece que no hay ningún herido grave. Y que además, la Guardia Civil también está con el camionero que ha perdido la transmisión de su motor, y esas son las piezas con las que hemos ido impactando. Menos mal, al menos habrá un atestado y las compañías de seguro lo tendrán más fácil a la hora de reclamar.

Una vez que llega mi coche a Honda Cotri, me dicen, que me libré por ir en línea recta, pero tenía el eje delantero partido, una llanta destrozada y un circuito de cables tocado. Si me pilla en curva habría volcado y caído por un enorme terraplén que había allí. Aquí os deo la foto, aunque sinceramente a mí no me dice mucho..

La rótula de la trócola...
La rótula de la trócola…

Yo estoy bien, y eso es lo más importante. Pero no dejo de pensar en que el 112 no actuó diligentemente. Al final aquí ha salido todo bien, pero quién sabe si no se habría podido evitar o minimizar las consecuencias de este accidente dirigiéndonos a la Guardia Civil de Tráfico que sí hizo un estupendo papel con todos los coches envueltos. Por cierto, ojalá nunca tengáis un accidente, pero si ocurre, llamad al 062, que ello sí sabrán lo que hay que hacer.

 

2 comentarios en “La (in)eficacia del 112”

  1. Me alegro de que tú hayas salido ilesa, Sonia. En esos momentos entras en schock y no sabes qué hacer. Los del 112 debieron haber trasladado la incidencia a la Guardia Civil de Tráfico. Besos

  2. Eso mismo he pensado yo. O al menos darme el número por si yo quería llamar. Afortunadamente todo ha salido bien, para lo que podía haber sido.

    Gracias Anselmo, un abrazo,

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando es porque acepta de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies