Podetiquette: Decálogo alternativo

Nota: Si no sabes lo que es un podcast, tal vez deberías empezar por aquí: ¿Qué es un podcast? (artículo en Podcastellano)

Hace unos días, en la lista de correo de podcast-es, surgió un brevísimo hilo titulado “podetiquette”. Para entendernos, una especie de “manual del buen podcaster”, al estilo de esas normas de buenas maneras que se ven con frecuencia al suscribirse a listas de correo y otras redes sociales.

Antes incluso de que se iniciara el debate, el Decálogo de podetiquette publicado en Podcatalà zanjó definitivamente el tema (aunque probablemente sin pretenderlo), y a falta de mayor oposición entiendo que, en general, la comunidad aceptó como válido lo expresado en dicho artículo; y eso seguramente quería decir que seguir esos diez puntos podría ayudarme a tener un podcast mejor.

Tras leer el artículo, mi primera reacción fue entonar un sentido mea culpa y agachar la cabeza avergonzado por incumplir casi todos los puntos: mi frecuencia es anárquica y mi regularidad inexistente, y de vez en cuando desaparezco del mapa podcastero sin previo aviso; tampoco tengo promo, y a duras penas he superado el número mínimo de episodios para que mi podcast sea considerado como tal según dicho decálogo. Resumiendo: soy de lo peor…

Pero una vez superado ese momento incómodo de autoflagelo, se despertó mi lado revolucionario para rebelarse contra algo que, siendo esencialmente buenos consejos, no dejan de suponer un cierto limite a la creatividad y a la libertad que, para mí, el podcasting representa como nuevo medio de comunicación. Por eso me he decidido a elaborar mi propio decálogo que, por supuesto, tampoco pienso cumplir:

  1. Al presentarte en sociedad, no es necesario que te justifiques por tu falta de experiencia para ganarte el cariño o la aprobación de tus oyentes. No te obsesiones por caer bien, de todos modos nunca vas a conseguir caerle bien a todo el mundo, así que es preferible que te concentres en hacer algo que te guste a ti.
  2. Las listas de correo, portales y directorios pueden darte visibilidad, pero para que los oyentes ocasionales se conviertan en suscriptores necesitarás algo más. La forma más segura de conseguir que tu podcast se conozca es que sea original y, sobre todo, que disfrutes haciéndolo. No tengas prisa, a la larga el boca a boca es lo que mejor funciona.
  3. No hagas una promo simplemente por tener una. Para quienes todavía no te conocen, la promo puede ser el único criterio que tengan para decidir si quieren escucharte o no. Antes que tener una mala promo es preferible no tener ninguna, así que tómate tu tiempo para darle forma. Y luego, si puedes, haz más de una, así darás más opciones a quien quiera incluirte en su podcast, y los oyentes tendrán una muestra más de tu trabajo.

    No pongas promos en tu podcast por puro compromiso; y si lo haces no lo hagas al azar, la forma en que las utilices también afectará al estilo de tu podcast. Personalmente encuentro muy molestas cosas como introducir una promo en mitad de una explicación, o repetir machaconamente la misma promo programa tras programa. El exceso de promos no te beneficia ni a ti ni a aquellos a quienes anuncias. Lo mismo es válido para la sintonía o las entradillas que anuncian las distintas secciones, si las haces demasiado largas acabarás cansando a tus oyentes.

  4. Salvo que tu intención sea ganar dinero con el podcast, hazlo cuando tengas algo que decir, cuando puedas… O cuando te dé la gana. Un podcast es audio con suscripción, y tus suscriptores raramente te eliminarán de su agregador; como mucho te pasarán a una carpeta “olvidados”, y cuando vuelvas seguirán ahí. Tú decides tu forma de hacer podcasting; utiliza los podcasts de otros para decir aquello que no encaje en el tuyo, envía audiomensajes, colabora con proyectos que te gusten… Ante todo, diviértete, y nunca dejes de hacer otras cosas que te gusten sólo porque “tienes que sacar un nuevo episodio”. Tus prioridades sólo las decides tú.
  5. No digas nunca cuándo va a salir el siguiente episodio, lo más probable es que te equivoques y de todos modos no sirve para nada, llegada la fecha nadie se acordará. Desde mi punto de vista, escribir un post sólo para pedir disculpas no aporta nada aparte de una Fe de Vida. El concepto básico del podcasting es no tener que estar pendiente de fechas, frecuencias y ese tipo de cosas, para eso están los agregadores.
  6. La descripción que acompaña a cada programa puede servirte para indicar los temas que tratas en él y poner enlaces a los sitios que referencies, el nivel de detalle lo decides tú; piensa que hay gente que sólo se descargará el audio y jamás verán esa descripción, pero también habrá quienes busquen ahí todos esos enlaces; y tal vez sirva para que los buscadores te encuentren mejor. Sea como sea, procura respetar las licencias de la música o los textos que uses. Si son libres, mejor que mejor, no cuesta nada y puedes ahorrarte líos en el futuro.
  7. Probablemente, las estadísticas de descargas de tus podcasts sólo te interesen a ti, pero puedes comentarlas si crees que contienen datos interesantes o que pueden aportar algo. Aunque no lo parezca, también pueden ser un recurso más para atraer o fidelizar oyentes, a la mayoría le gusta sentirse parte de un grupo y saber que hay más gente que comparte sus mismos gustos e intereses.
  8. La inexperiencia no significa que no puedas criticar aquello que consideras criticable, aunque es conveniente hacerlo con educación. Nadie es mejor que tú por llevar más tiempo, procura no verte demasiado influido por las “vacas sagradas” del podcasting, la mayoría reciben igual de bien -o mejor- una crítica constructiva que una felicitación. En cualquier caso, trata siempre de decir en tu podcast lo que tú quieras decir y como tú lo quieras decir.
  9. No impliques en tu podcast a nadie que no quiera participar en él, especialmente si son amigos o familiares. Tu novia puede tener una voz maravillosa, pero si la fuerzas a hacer algo que no le gusta se va a notar… Y puedes provocar alguna que otra discusión.
  10. Puedes pasar meses suplicando a tus oyentes que te envíen mensajes y no recibir ni uno. Si realmente quieres tomarle el pulso a tu audiencia, di que abandonas tu podcast para siempre. De repente recibirás infinidad de mensajes de apoyo y comprensión, o poniéndote a parir por abandonarles. No cedas al chantaje emocional, de todos modos acabarás volviendo. Cuando alguien es podcaster, lo es hasta que se muere…

Corolario: El podcasting es un nuevo medio de comunicación. Tu podcast no tiene por qué parecerse a un programa de radio ni tener una calidad de audio impecable. Tampoco es necesario que tu dicción sea perfecta o tu locución absolutamente profesional. Haz tu propio decálogo y decide cómo quieres tú hacer las cosas. Es tu obra: crea, investiga, innova… ¡Diviértete!

13 comentarios en “Podetiquette: Decálogo alternativo

  1. Ramón tomo nota que siempre hay que aprender, ha estado cargado de reflexión y tú sabiduria es estos campos, hasta aqui las flores.Los palos en privado que los trapos sucios se lavan siempre en casa jejej.
    Sonia definitivamente tú vida ha cambiado
    con Ramón Corominas la ciencia de vivir se convierte en un agujero negro, con sus historias, pero en este caso vale la pena quedar atrapada.
    Besos y abrazos

  2. Sonia, muchas gracias por dejarme este huequito. Ya sé que dije que odiaba decir ese tipo de cosas, pero mi mami me enseñó que un buen chico da las gracias, y hasta que se demuestre lo contrario yo soy un buen chico :D. De todos modos ya sabes que lo de la frecuencia no me va, así que si tardo unos meses en volver a publicar algo no digas que no te avisé 😉

  3. Muuu, muuuu, muuu bueno el artículo 😉
    y muy interesantes reflexiones. La verdad es que más que podetiqueta es el Decálogo del Buen Podcaster o como lanzarse al podcasting sin dejarlo en el primer programa. Sin duda son buenos consejos a tener en cuenta.

  4. Me ha encantado tu sinceridad… impresionante.
    Destacaré varias cosas:
    “Utiliza los podcasts de otros para decir aquello que no encaje en el tuyo, envía audiomensajes, colabora con proyectos que te gusten…”
    Esto me ha encantado porque es una manera de enriquecernos todos, podcasters y oyentes. A mi me pirra todo lo que huele a SOCIAL así que totalmente de acuerdo. Y no hace falta ser pordcaster para practicarlo.
    “Cuando alguien es podcaster, lo es hasta que se muere…”
    Discutible pero lleva mucha verdad.
    “Promos”
    Con esto ya termino: quiero una promo de tu podcast, ya ya (Sonia, pon tu maravillosa voz a esa promo)

  5. Fran: gracias, pero mi “sabiduría” como tú la llamas sólo es una excusa para encubrir mi dejadez… Chico, y eso de compararme con un agujero negro… Con lo poco que he visto el sol este verano, más bien blanco 😉
    Gelado: no sé si es conveniente que alguien tome ejemplo de mi regularidad, jejeje, más bien la clave debe ser encontrar el equilibrio entre periodicidad estricta y la anarquía total.
    Álvaro: utilizar los podcasts de otros también sirve para darse publicidad… y bueno, tal vez para conquistar el mundo, tú ya me entiendes. La frase de “cuando alguien es podcaster…” es de cinefilo, y creo que lleva mucha razón, el gusanillo siempre está ahí. Y lo de la promo… algún día, algún día. Pero la voz femenina creo que será otra (espero). Veremos (escucharemos).

  6. Se ofrecen Clases particulares de Pod y Netetiquette a Ramon Corominas y la Srta. Blanco, que buena falta les hacen.
    Todos los lunes, martes, miercoles, jueves, viernes, sábados y domingos de 0 a 24 horas en la propia red.
    Su audacia deja pequeño al Audacity, y su tono sin tono a los usuarios de Itunes.
    Y a la Srta. Cyborg, tamañas “aspiraciones”, sin applet, ni bot, ni navegador que la descodifiquen…
    Cuando paséis de Nivel, a lo mejor os dejamos entrar en la Alta Escuela de Diplomacia y Protocolo para No-Bots de Lady Cyborg.

  7. Se aceptan clases particulares de cualquiera que pueda dármelas, sobre
    Pod, Net y Botetiquette, en cualquier día y a cualquier hora… Hey,
    ¿y si paso de Nivel me enseñaréis a hacerle la pelota a Adam Curry?
    Estoy deseando que comience el curso, con un poco de suerte me vuelvo
    mejor persona 😉

  8. Genial Ramón, muy bien dicho!
    Estos son de los mejores consejos que he leido para quien quiera practicar el podcasting “libre” (el tipo que más me gusta 🙂
    También dijiste: “más bien la clave debe ser encontrar el equilibrio entre periodicidad estricta y la anarquía total.”
    Yo sigo embarcado en esa gran búsqueda para intentar encontrar ese equilibrio místico del que hablas, obviamente con poco éxito 🙂
    Mientras tanto seguimos haciendo podcasts cada vez que nos pica el bichito 😀 (o el tiempo lo permite)
    Y ni hablemos de promos, que sé que a Sonia le encanta nuestra promo por su brevedad y su eficacia marketera (claro, eso sólo si algún oyente logra enterarse quien la hizo porque el autor olvidó de identificar el podcast al que se refiere, además de otros detalles menores :-p )
    Que Viva el Podcasting Ramón! Y que continúe siendo libre 🙂
    Mi consejo, si alguien tiene algo interesante/importante/divertido/controversial/etc /etc que decir, que se lance y haga su podcast. Y que poco a poco descubra su estilo. Lo demás son detalles 🙂
    Un abrazo.

  9. Decálogo del oyente inexperto de podcast:
    1. ¿Eh? Si no sabes, no comentes…
    2. ¿Eh? Si no sabes, no comentes…
    3. ¿Eh?
    4. ¿Y si se lo pregunto?
    5. ¿Eh? Si no sabes, no comentes…
    6. ¿De dónde salió aquello antes?
    7. ¿Cuál es la sustancia?
    8. ¿pa’ qué? ¡eh, eh!
    9. ¿Eh? Si no sabes, no comentes…
    10. ¿Eh?
    ;P

  10. Si subes un fragmento de una canción – independientemente del origen -, ¿ cometes un delito contra el derecho de autor o similar?. Es lo que he hecho en mis podcast hasta ahora.
    Saludos desde Murcia

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando es porque acepta de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies