Redes sociales y televisión: ¿qué hacemos con eso?

Interesante artículo ayer en CiberPaís sobre la interacción que puede darse entre determinados contenidos televisivos y sus audiencias en las redes sociales.

Si fuera una guerra, parecería que la televisión prepara una tregua con su enemigo: Internet. Y es que en Hollywood tienen claro que el futuro de la televisión pasa por la Red. De una forma u otra. Así coinciden numerosos representantes del medio, desde Michael Lombardi, presidente del canal de pago HBO, a Anthony E. Zuiker, creador de CSI.
“La discusión no es si Internet es amiga o enemiga, si es fuente de piratería o de audiencia. Lo que se discute aquí es cómo obtener beneficios de su utilización”, plantea Cynthia Littleton, de la revista Variety

En: Twitter pide paso a la televisión · ELPAÍS.com
Como ya es habitual, una vez que algo se ha implantado, la industria se plantea ahora como rentabilizarlo, aunque no es lo que a mí más me interesa del tema.
De hecho, lo que más me interesa y que también menciona el artículo, es la necesidad de renovar los sistemas de mediciones de audiencias y adaptarlas a un momento en el que hay muchos tipos de visionado; desde la primera emisión en directo, hasta el visionado en páginas tipo Hulu, y pasando por los reproductores grabadores, Tivos, iPlus, etc.
Unas mediciones que, además, podrían ser mucho más precisas, y que por tanto podrían dar lugar a una mejor segmentación de la audiencia, permitiendo que la publicidad a su vez fuera mejor dirigida, y empezáramos a pensar en términos de calidad de audiencia y no de cantidad de la misma.
Sin embargo, parece que esto no convence a nadie y seguimos aferrados a un modelo de espectador por kilo, como demuestra la absurda estrategia publicitaria del grupo de Antena 3, uniendo sus cortes publicitarios en todos sus canales, interrumpiendo así algunos de sus programas en mitad de frases, o de números musicales, y demostrando que lo del respeto al espectador es algo de otros tiempo, y que al único al que se respeta, y tampoco mucho, es al anunciante.
Gonzalo Martín también menciona este artículo en su blog, aunque de un modo algo más crítico, pero en mi modesta opinión, Gonzalo olvida que la mayoría de la gente aún no tiene una idea clara de lo que es Twitter, y es interesante que los medios tradicionales empiecen a hablar de ello con asiduidad. Es obvio que, para los que estamos todo el día por estos sitios virtuales, la perspectiva cambia mucho, pero qué fácil es olvidar que somos un pequeño grupo… aún.
No obstante, quedémonos con algo: la experiencia de ver televisión en directo ha cambiado notablemente, sobre todo en el caso de eventos como estrenos de series esperados, entregas de premios o Eurovisión (deseando estoy que llegue este año). Y es nuevamente la posibilidad de compartir la experiencia, aún en el sentido más ocioso de la palabra, el núcleo de este cambio, o dicho de otro modo: el espectador ahora decide no sólo cuándo ve determinados contenidos, sino también cómo. Y mientras los medios no se den cuenta de que es el usuario quién decide como usar las herramientas que la Red les ofrece, buena gana tienen de seguir experimentando…

2 comentarios en “Redes sociales y televisión: ¿qué hacemos con eso?

  1. Sí, la mayoría de la gente no sabe. Pero se supone que el periodista sí sabe o eso dice, que tiene rigor, contrasta, estructura y jerarquiza. En ese sentido lo presentan como una novedad y de novedad tiene cero. Sea para el público general, sea para el público especializado. Hablan y escriben sin conocer los temas y se entretienen con cuatro notas de Variety que ni siquiera enlazan. Sonia: los medios generalistas es imposible que sigan informando mas o menos bien de todo. Y el acento no es en el público que lee, sino en quien produce. Lo que refuerza la idea de que consumir información generalista es adaptarse a su agenda, una agenda que no es la de tu realidad. Por supuesto, esto es más grave teniendo en cuenta que forman una corriente de opinión utilizando su cañón berta de masas para decirnos que sólo ellos pueden decir cuando algo es noticia o se dice correctamente. Este es un ejemplo más de la pérdida de valor de la prensa tradicional y los medios de comunicación tradicionales en general.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando es porque acepta de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies