Unreal

Unreal: ¿cómo de irreal es un reality?

Unreal es un nuevo drama de Lifetime en el que se ven los entresijos de lo que parece una copia de The Bachelor, un reality estadounidense en el que un soltero busca a la mujer de su vida. En españa tuvimos algo parecido con I love Escassi, si bien no tuvo una gran aceptación en nuestras parrillas.

Unreal no es un docudrama, se parecería más al retrato que hace Aaron Sorkin de productos televisivos como Studio 60, The Newsroom o Sports Nights. Pero con un carácter un tanto más culebronero y desde luego mucho más melodramático. Nadie ya en su sano juicio cree que lo que vemos en un reality es puro producto de la improvisación  y del simple hecho de tener a un grupo de personas en un entorno concreto. Todos sabemos que las situaciones están guionizadas, e incluso hemos leído libros al respecto como Diez años en Gran hermano. Diario de una guionista.

Sin embargo, Unreal nos muestra una realidad en la que los concursantes son continuamente manipulados para hacer que se comporten de un modo u otro. Esto lo vemos a través del papel de la protagonista y una de las productoras principales Rachel, interpretada por Shiri Appleby a la que recientemente hemos visto en Life Unexpected.

Rachel en Unreal

Rachel en Unreal

La trama de Unreal

Sin entrar en Spoilers, Rachel se ha visto a volver una nueva temporada del show de televisión en el que ya no cree, pero para el que tiene un talento excepcional y podría convencer a cualquier concursante de que hiciera cualquier cosa. Para ello el programa se servirá de toda la información que ha reunido previamente en los castings y no dudarán en utilizarla para conseguir mejorar la audiencia, en total connivencia con los directores y productores del programa, que incluso les premian con bonos de dinero si consiguen peleas, escenas de sexo, o que se tenga que llamar a emergencias.

Pero sería injusto decir que los profesionales de la televisión son unos malvados y sus pobres concursantes unas almas cándidas que han ido buscando el amor. Nada más lejos de la realidad. También los concursantes tienen sus propios intereses que nada tienen que ver con encontrar el amor de su vida.

¿Hasta donde están dispuestos a llegar unos y otros para conseguir sus objetivos? No es difícil sobrepasar los límites y en esta serie vemos como se traspasa cualquier límite ético y/moral.

Es ficción, sí, ¿Pero hasta dónde? La polémica está servida… Ya me contaréis.

 

Subscribe:     Blog   Podcast   iTunes


Trackbacks

  1. Bitacoras.com
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando es porque acepta de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies